El hombre que fabrica órganos humanos con impresoras 3D

Cada vez vivimos más. Tan sólo en la última década se ha duplicado el número de pacientes que necesitan un trasplante de órganos.

Pero en el mismo período el número de tejidos y órganos trasplantados apenas ha aumentado.

Em una impresora de tinta normal, básicamente lo que hace es imprimir tintas sobre un trozo de papel.

El sistema de bioimpresión que hemos desarrollado debe cumplir una serie de características. La primera es la capacidad de ser preciso. De poner las células justo donde sea necesario. La segunda característica es que pueda utilizar bíotinta. Básicamente son materiales que permitirán que el tejido impreso posea integridad estructural. De manera que mantenga la forma y su función. La tercera característica es la capacidad de integrar microcanales en la estructura que actúen como una autopista para que los nutrientes puedan llegar al centro del órgano haciendo posible que la estructura sobreviva a largo plazo.

La construcción de un tejido comienza tomando una pequeña muestra de tejido del paciente que es más pequeña que un sello de correos entonces cogemos el tejido del órgano de ese paciente y lo utilizamos para cultivar las células fuera de su cuerpo, luego creamos una estructura tridimensional utilizando las propias células del paciente para después implantar esta estructura en el paciente entre 4 o 6 semanas más tarde. El material que utilizamos que es un molde desaparece y las células que pusimos generan nuevo tejido. Creándose así el nuevo órgano.